La Churrasquera de fierro, para usarla por primera vez es necesario seguir ciertos pasos y así también lograrás que tenga una larga vida útil. Esto es CURAR la Churrasquera

Prepara la parrilla con una pira de maderas o palos, o un fogón o en la cocina a gas (Si la curará en la cocina debe abrir ventanas y puertas porque el proceso generará humo):

  1. Poner bastante madera en la parrilla o prender el fogón o  usar la cocina a gas. Pon la churrasquera sobre la parrilla o fogón y rocíale aceite dentro de ella.
  2. Prende la pira de madera, y deja que la Churrasquera este al fuego muy fuerte durante unos 8 minutos. O ponerla en la cocina y dejarla a fuego alto 8 minutos.
  3. Luego pon dentro de la Churrasquera una buena cantidad de papel absorbente y frótalo contra ella con alguna tenaza larga, pásalo varias veces de manera de retirar un poco de aceite, y pasarlo por los bordes.
  4. Ahora retira el papel y agrega un gran trozo de grasa animal. Comienza a mover la grasa dentro de la churrasquera con unas tenazas largas de manera de cubrir toda la superficie. (Si no tiene grasa no es necesario, solo aceite esta bien)
  5. Dejaremos que la grasa se derrita, o el aceite se consuma. Esto se demora como 10 minutos más o menos o hasta que la churrasquera adquiera un color negro.
  6. Mientras aun este caliente la churrasquera le retiraremos la grasa o aceite sobrante con papel absorbente usando unas tenazas, luego la dejamos enfriar, finalmente la churrasquera ya está lista para ser usada.

 

NOTA: Otras opciones para curar la churrasquera son usando leche en vez de aceite, o también puede picar cebolla y freírla, como el acido de la cebolla es fuerte es una excelente manera de curarla, obviamente esa cebolla no debe ser consumida si no que se debe botar a la basura.

 

IMPORTANTE

Si necesita lavar la churrasquera debe utilizar detergente y agua con una esponja para loza, luego secarla inmediatamente y muy bien. RECUERDE QUE ES FIERRO Y SE PUEDE OXIDAR.

Se sugiere que después de cada uso y si la ha lavado, untarla con un poco de aceite para evitar que se oxide y envolverla en papel de  envolver, en su defecto papel periódico o papel absorbente.