PRIMER USO

Si hemos comprado recientemente nuestra parrilla de tambor es fundamental que la cuidemos, y que nos preocupemos de ella no sólo al momento de que vayamos a hacer nuestro asado, sino que debemos mantenerla para que así nos dure mucho tiempo.

Por lo tanto cuando la vamos a usar por primera vez, como cualquier otro producto, debemos limpiar la rejilla donde pondremos nuestra carne, pasando un paño húmedo con un poco de detergente, luego puede pasar otro paño húmedo para quitar el detergente y puede secarla con papel absorbente.

Además, un dato para que el tambor dure más tiempo, ponga un poco de arena en el fondo, esto evitará el contacto directo de las brasas con el metal. (Si no tiene arena puede usar papel de aluminio). Cuando use por primera vez su parrilla, ponga bastante carbón, préndalo y déjelo encendido durante unos 30 minutos antes de poner la carne.

Ahora ya puede usar su parrilla por primera vez.

MANTENCIÓN

En cuanto a la mantención de la parrilla, una vez terminado un asado es recomendable dejar las brasas a que se enfríen solas, NUNCA le arrojes agua a la parrilla para apagar las brasas, ya que puedes ocasionar hasta que el tambor se parta, es mejor esperar.

Una vez que se han apagado las brasas, a continuación con una espátula puedes sacar de la rejilla los restos de alimentos y de grasa, también puedes usar un cepillo de cerdas de metal, y lo que quede suelto lo retiras con papel absorbente. Ya limpia la parrilla ahora puedes rociarle aceite de comer o pasarle papel absorbente con aceite a la rejilla, esto evitará que se oxide. Este proceso también lo puedes hacer mientras están calientes las brasas, pero debes hacerlo con precaución para no quemarte, así una vez limpia con el cepillo puedes pasarle con una tenaza un trozo de grasa sobre la rejilla.

Y bueno luego dispones la parrilla en un lugar cubierto, en donde no le caiga agua directa, y si es posible puedes cubrirla con algo para también evitar que se llene de polvo y tierra.

Categorías: Datos